TRÊS STUDIO ^ blog de decoración nórdica y reformas in-situ y online ^

un poco más de três...

¡Hola a tod@s de nuevo!

Hoy, en esta sección en la que os vamos hablando un poco de nuestro trabajo, queremos presentaros un proyecto que realizamos para la Escuela Superior de Topografía, Cartografía y Geodesia de la Universidad Politécnica de Valencia.

En un principio me pidieron colaborar en un proyecto de investigación de temas artísticos, vinculados con el estudio y catalogación de fondos cartográficos y bibliográficos. A medida que avanzábamos en este proyecto la Universidad se dió cuenta de la conveniencia de exponer dichos fondos, y ahí es donde entraba el resto del equipo.

Teníamos que crear un espacio digno de albergar algunas de las cartas y portulanos más antiguos del mundo, y la verdad es que no contábamos con muchos recursos.

El espacio destinado para la sala de exposición permanente se ubicaría en una de las aulas comunes.



Nuestro primer objetivo era conseguir unificar el espacio mediante el color que, a su vez, debía resaltar la obra expuesta. Para ello, y dado que el suelo no podía modificarse, dimos a las paredes un tono gris oscuro lacado que, efectivamente, en contraste con el pergamino de la Cartografía, hace que ésta adquiera todo el protagonismo.



Otro de los problemas que se nos presentaba era el patio interior, que daba al aula a través de un ventanal, puesto que iluminaba en exceso y quitaba espacio expositivo.


Para solucionarlo, pero sin inutilizar ese patio interior, optamos por diseñar unos paneles correderos que, además, servirían de contraste cromático.



De la misma manera que el suelo nos había dado la pauta para las paredes, el color del techo nos dió la gama cromática para los paneles.


Por último, tuvimos que diseñar el mobiliario expositivo.




Para el centro de la sala hicimos unos cubos de madera que sirven a la vez de vitrinas y almacenaje, dado que hay mucho material sobre la exposición que tiene que estar disponible tanto parar los alumnos como para los visitantes.


En el lado de los ventanales colocamos otras seis vitrinas, éstas sencillas, pero de unas dimensiones más grandes y altas de lo habitual, dado el tamaño de la obra y, quizá influida por mi estatura, pensando en la comodidad de no tener que agacharse demasiado para ver las obras con detalle :)


Y para acabar, os dejo con unas imágenes del antes y el después de un aula convertida en sala de exposiciones.
Y ya sabéis, con el interiorismo todo es posible...

¿Qué os ha parecido la transformación?

Bss

MAR


9 comentarios:

  1. me gusta bastante, sobre todo el mobiliario escogido y el color de las paredes, que me parece un acierto de diez!
    mil besos!

    ResponderEliminar
  2. hola Mar soy Jana!
    como siempre aparte de haberlo explicado muy muy bien, me ha parecido sorprendente el cambio,de verdad,formais un gran equipo!
    besos
    jana

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por el cambio, sois unas monstruas! ;P

    ResponderEliminar
  4. genial, es increible, la metamorfosis definitivamente es cosa de tres!!!

    Bss

    ResponderEliminar
  5. la verdad es que es un cambio espectacular...

    ¡enhorabuena Mar!

    cristina

    ResponderEliminar
  6. Qué chulo! Gracias al blog he podido ver la exposición de la que me hablabas. Me ha gustado muchísimo, la verdad es que tuvo que ser difícil transformar un aula en un "museo", pero habéis conseguido el reto.
    Besos,
    Gloria.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mar, muy buena la transformación de un aula en un espacio expositivo. Es realmente difícil hacer algo elegante y fresco en esos edificios tan limpios, pero a la vez tan llenos de desorden (fruto de la activdad diaria que en ellos se desarrolla y la lógica limitación de recursos) que forman "nuestra querida UPV" hehehe

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Me han encantado, un sitio así invita a decubrir l ainformación, mejor hacerlo ordenadamente,lo contrario es un lío.

    Besos,
    Anabel

    ResponderEliminar