TRÊS STUDIO ^ blog de decoración nórdica y reformas in-situ y online ^

Reformas três: ANTES Y DESPUÉS DE UN COMEDOR COLONIAL A UNO ACTUAL Y CHIC

Hoy retomamos una de nuestras secciones preferidas: REFORMAS TRÊS. En esta sección tan importante del blog, es donde podéis conocernos un poco más, ver nuestro estilo y nuestra forma de trabajar (en este caso, se trata de una reforma en Valencia y, por lo tanto, una reforma in-situ).

Muchas veces en las entrevistas nos han preguntado "cuál es nuestro estilo" y bueno, aunque ya todos sabéis que somos de líneas sencillas y no recargadas, de estilo nórdico, y de una buena base blanca pero con toques que aporten calidez, no nos gusta NADA encasillarnos demasiado. Pensamos que cada proyecto es una oportunidad para evolucionar, desarrollar diferentes aspectos o estilos (aunque sea con pequeños detalles) y sobre todo, adaptarnos a las necesidades de cada cliente, entorno y circunstancias.

No es que seamos eclécticas 100%, pero eso de coger lo mejor de cada estilo y crear ambientes únicos y personalizados según el cliente, es lo que más nos gusta y lo que más disfrutamos. 

En la reforma que os traemos hoy, se trataba de darle un cambio de aire a un comedor de un chalet en Valencia. El comedor en cuestión era amplio y conectaba con la cocina, pero se había quedado desfasado con los años. La gama cromática que nos encontramos lo hacía demasiado apagado (¡y eso que tenía un ventanal enorme!), y el mobiliario resultaba demasiado "pesado" visualmente hablando.


Los clientes nos llamaron para darle un cambio de look, actual y renovado, pero al mismo tiempo sofisticado, elegante, luminoso y sobrio. También nos pidieron que la mesa continuase siendo de madera, y que las sillas fuesen tapizadas.  

Y bueno, ¡aquí podéis ver el cambio del antes y después! 



Como veis, nos fuimos a una gama cromática de colores claros -incluso para la mesa de madera- y sólo dejamos las patas de la misma en acero corten para que se disimularan casi por completo con el suelo.


La mesa la encargamos a modo de tablones naturales de haya, donde el corte, la veta y los nudos se apreciasen bastante; estos tablones están unidos como en las construcciones típicas americanas, con travesaños de la propia madera. En directo la verdad es que resultaba preciosa y casi, casi, ¡escultórica!



Para las sillas elegimos mezclar un mismo modelo de silla -diseñada por Patricia Urquiola- pero en colores diferentes. Es una silla muy bonita pero sobre todo, súper, súper cómoda (para las laaaaaaaargas sobremesas en familia o con amigos) y por la composición del tejido, también fácil de limpiar.


Decidimos poner las más oscuras en la cabecera, enfatizando el carácter más sobrio y formal que querían dar al comedor, y dejar las más claritas para los lados de la mesa.

Para la iluminación decidimos elegir unas lámparas en tamaño XL para encima de la mesa, y en tamaño "mini" para encima de la barrita auxiliar. Además queríamos que tuviesen un diseño especial, llamativo, con un punto chic (sin que resultase recargado), y al mismo tiempo buscábamos que permitiesen pasar la máxima cantidad de luz posible. Así que este fue el modelo escogido…

En la foto igual no se aprecia demasiado bien, pero son pequeñas flores unidas entre sí, formando lo que sería la "pantalla" de la lámpara. 

Por supuesto, la pared de detrás de la mesa la pintamos de blanco, lacamos puertas y otros muebles, que ya no pegaban con el nuevo look, y decidimos poner una composición de fotos familiares (que está por llegar) y que le aportará muchísima calidez a la estancia. Afortunadamente, uno de los familiares es fotógrafo y más adelante (cuando tengan más tiempo, porque con el trabajo van bastante liados), se harán una sesión de fotografías en familia y colgaremos las imágenes. Ya os lo enseñaremos  =) 


Como detalles decorativos para el centro de mesa, elegimos un candelabro de diseño nórdico en cobre, y un par de jarroncitos en dos tamaños diferentes para lograr una composición sencilla, armónica y atemporal. 


Una vez más, le pedimos a "El Jardin de Mamá Ana" que nos ayudase a poner "el toque floral" y, como siempre, acertó completamente con lo que teníamos en mente. 




Y aquí os dejamos la vista hacia el lado de la cocina; como os comentábamos antes, tuvimos que lacar algunos muebles para hacerla más luminosa y para quitarle pesadez visual. 







¡¡Y hasta aquí la transformación de hoy!!

En esta imagen podéis ver a Di tal cual estaba (sin maquillaje, ni retoques, ni photoshop, ni nada de nada), el último día de montaje (a falta de colgar la composición de cuadros), con carita de cansancio pero muy, muy contenta por el resultado. 

¿Qué os ha parecido el cambio?



¡Que paséis un buen fin de semana y esperamos que os guste!

três





6 comentarios:

  1. Fantástico el cambio! El antes era clásico, quizás elegante, pero cargado y pesado. El cambio es alegre y fresco... me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Wow vaya cambio!! Me encanta el resultatdo. Genial!

    ResponderEliminar
  3. Cómodo, chic y elegante! Enhorabuena por vuestro trabajo. Es estupendo!!! Y seguro que los propietarios lo disfrutarán mucho.

    ResponderEliminar
  4. la verdad que hubo una época que se llevaba mucho la decoración con maderas oscuras. En mi casa también pasa, muebles toscos de madera muy oscuros que quitan mucha luz natural , y es una pena!!! me encanta el cambio, se respira mucho más

    ResponderEliminar
  5. Voy a investigar esas sillas porque me encantan! y las flores... Las estaba viendo y pensando que eran muy Carmen! Y claro! Es que son de ella! Son naturales verdad?

    ResponderEliminar